La mala circulación es una sensación común que afecta a millones de personas cada año. Puede ser desde algo tan benigno como que se te duerma la pierna después de estar sentado mucho tiempo hasta algo que ponga en peligro la vida, como un coágulo de sangre.

El sistema circulatorio del cuerpo envía sangre y oxígeno a todo el cuerpo. La mala circulación, también conocida como mala perfusión, se produce cuando se reduce el flujo de sangre a una parte específica del cuerpo.

Es importante tener en cuenta que la mala circulación no es una enfermedad en sí misma, sino el resultado de otros factores. Comprenda las posibles causas de la mala circulación y esté atento a los signos para asegurarse de que su cuerpo está lo más sano posible.

Posibles causas

Para prevenir la mala circulación en su cuerpo y trabajar para mejorar el flujo sanguíneo, es importante entender cuáles son sus principales causas. La mala circulación es el resultado directo de varias condiciones diferentes, y cada condición tiene sus propias causas únicas que pueden generar numerosos síntomas. 

A continuación se indican tres causas comunes de la mala circulación que generalmente requieren una visita a un profesional médico para su tratamiento.

Enfermedad arterial periférica

Laarteriopatía periférica (EAP) es una enfermedad que provoca el estrechamiento de los vasos sanguíneos y las arterias del cuerpo. Si no se trata, las arterias pueden endurecerse debido a la acumulación de placa y provocar síntomas más agresivos, como un ataque al corazón o un ictus. La arteriopatía periférica es frecuente entre los adultos mayores de 50 años. Además, las personas que fuman corren un mayor riesgo de padecer arteriopatía periférica a una edad más temprana. 

Venas varicosas

Las varices también son una causa común de mala circulación. Una vena varicosa es una vena que se agranda debido a un fallo de la válvula. Estas venas suelen tener un aspecto dañado y congestionado y suelen encontrarse en la parte posterior de las piernas.

Como las venas están dañadas, no pueden mover la sangre con la misma rapidez y eficacia que otras venas del cuerpo, lo que provoca una mala circulación.

Desgraciadamente, no hay una buena manera de prevenir las varices, ya que están determinadas principalmente por la genética. Las mujeres y los adultos con sobrepeso son más propensos a tener varices, aunque las personas más jóvenes también pueden desarrollarlas. 

Coágulos de sangre

Una de las causas más graves de la mala circulación, los coágulos de sangre se forman cuando ciertas partes de la sangre se espesan, lo que crea una acumulación de masa casi sólida. Los coágulos bloquean el flujo de sangre, lo que provoca una mala circulación. Un coágulo de sangre puede producirse en cualquier parte del cuerpo, pero lo más frecuente es que se produzca en las piernas y los brazos. 

Los coágulos de sangre pueden ser peligrosos, y uno de los primeros signos que puede presentar es una mala circulación en sus apéndices. Si un coágulo se desprende y entra en el corazón o los pulmones, puede provocar un ictus, un infarto o incluso la muerte. 

Síntomas comunes de la mala circulación

¿Alguna vez se ha despertado de una siesta o se ha levantado después de un largo viaje en coche con la sensación de que su pierna se ha "dormido"? En el fondo, éste es el síntoma más básico de una mala circulación. Aunque los síntomas de una mala circulación no siempre son evidentes, cuando hay señales de advertencia de un mal flujo sanguíneo, suele ser bastante fácil saber cuáles son. A continuación se presentan cuatro de los síntomas más comunes de cuando su cuerpo está sin tiendo una mala circulación y flujo sanguíneo:

1. Hormigueo y entumecimiento

El síntoma más común de la mala circulación es la sensación de entumecimiento y hormigueo, que suele producirse en las extremidades, como los dedos de las manos, los pies y las manos. 

El hormigueo y el entumecimiento suelen producirse porque algo restringe el flujo sanguíneo, lo que significa que la sangre no puede llegar a las extremidades en cantidades suficientes, provocando una sensación de entumecimiento o de pinchazos. 

2. Frialdad

La reducción del flujo sanguíneo debido a la mala circulación también puede hacer que las extremidades, como los dedos de las manos, los pies y las manos, se sientan más frías que el resto del cuerpo. Esto puede ocurrir debido a un proceso natural cuando la sangre no puede fluir a través de su cuerpo a un ritmo normal. 

Para compensar la falta de flujo sanguíneo, el cuerpo dirigirá la sangre a los órganos principales, como el corazón y los pulmones, y la alejará de las extremidades. Esto hará que la temperatura de las extremidades descienda, provocando esa sensación de frío que puedes estar experimentando.

3. Calambres musculares

Otra causa común de la falta de flujo sanguíneo y de circulación es la aparición de calambres en los músculos, generalmente en las piernas, los pies, los brazos y las manos. Cuando la sangre no circula correctamente, el oxígeno transportado en la sangre no llega a los tejidos musculares de forma eficaz, lo que puede provocar rigidez y calambres en los músculos. 

4. Hinchazón

Una señal de que la mala circulación puede estar provocando problemas de salud graves es la hinchazón de las extremidades inferiores, como las piernas y los pies. Si la sangre no circula correctamente, puede hacer que se acumule líquido con el tiempo. 

Esta acumulación de líquido se denomina "edema " y puede ser un signo temprano de insuficiencia cardíaca debido a que el corazón es incapaz de hacer circular el suministro adecuado de sangre necesario para mantener el cuerpo en funcionamiento. El edema se produce cuando la sangre que no circula, se acumula en grupos creando presión y forzando la salida de líquido de los vasos sanguíneos hacia los tejidos circundantes. 

Cómo mejorar la circulación por su cuenta

En muchos casos, la mala circulación es bastante fácil de tratar y resolver simplemente modificando su rutina diaria. En los casos más extremos, es posible que el médico tenga que recetar una medicación que mejore los síntomas de la mala circulación y evite la formación de coágulos sanguíneos potencialmente mortales. 

Asegúrese de hablar con su médico o cardiólogo antes de hacer cualquier cambio en su estilo de vida para asegurarse de que está haciendo lo mejor para su cuerpo. Su médico puede sugerirle:

  • Ejercicio: Hacer ejercicio es una forma estupenda de mejorar rápidamente la circulación sanguínea, sobre todo en las piernas y la parte inferior del cuerpo. Uno de los mejores ejercicios para la mala circulación es simplemente caminar, que puede ayudar a promover la formación de nuevos vasos sanguíneos en las piernas, aumentando el flujo de sangre. Caminar también puede ayudar a mejorar la salud cardiovascular al aumentar el ritmo cardíaco sin requerir un esfuerzo exigente o extenuante. 
  • Hidrátate: Cuando el cuerpo está deshidratado, la sangre retiene sodio, lo que la espesa y dificulta su circulación por el organismo. Intenta beber entre 11 y 16 vasos de agua al día para mantener adecuadamente el cuerpo hidratado y la sangre circulando correctamente.
  • Cuida tu dieta: Comer sano es crucial para mejorar el flujo sanguíneo y la circulación en todo el cuerpo. Considera la posibilidad de incorporar a tu dieta diaria alimentos saludables para el corazón, como las verduras de hoja verde, los cereales integrales y el pescado graso.

Hable con un cardiólogo en Texas sobre la mala circulación de la sangre con Modern Heart and Vascular

Mejorar su circulación sanguínea es importante para llevar un estilo de vida cómodo y vivir lo más saludable posible. Si cree que puede estar experimentando una mala circulación u otros problemas cardíacos, acuda a Modern Heart and Vascular. Nuestra práctica cardiovascular de vanguardia se centra en la prevención, utilizando tecnología y herramientas de vanguardia para abordar una variedad de preocupaciones, incluyendo la PAD.

Si tiene síntomas de mala circulación y flujo sanguíneo, hable con un cardiólogo hoy mismo. Si desea saber más sobre nuestra práctica, lea las biografías de nuestros proveedores.

Este artículo no ofrece asesoramiento médico. Está destinado únicamente a fines informativos. No sustituye el asesoramiento, el diagnóstico o el tratamiento médico profesional. Si necesita atención cardiovascular, llámenos al 832-644-8930.