El Colesterol Alto y Sus Consecuencias.

El Colesterol Alto y Sus Consecuencias.

El Colesterol y Su Función.

Colesterol Alto – El colesterol es una molécula esencial que forma parte del grupo de los lípidos o grasas de las membranas de nuestras células. El colesterol es necesario para la formación de hormonas, metabolismo de la vitamina D, es imprescindible para la absorción de calcio y ácidos biliares.

Nuestro organismo sintetiza su propio colesterol, un porcentaje extra es obtenido de la dieta.

El colesterol es, pues, una sustancia grasa natral necesaria para el normal funcionamiento del organismo. La mayor parte del colesterol, aunque también se obtiene a través de algunos alimentos, es producido en el hígado. También está presente en el cerebro, los nervios, la sangre y la bilis, tanto en los humanos como en los animales; por esto mismo es común escuchar que, para reducir los niveles de colesterol en el organismo, es necesario evitar alimentos de origen animal.

Diferentes Tipos De Colesterol.

El colesterol es insoluble en los medios acuosos, por lo que se transporta a través de las lipoproteínas. Las lipoproteínas están constituidas por un segmento lipídico o acuoso, y otro proteico. Existen dos diferentes tipos de lipoproteínas que trasportan el colesterol en la sangre:

  • Lipoproteínas de baja densidad o LDL. También conocidas como colesterol “malo”. Estas transportan el colesterol a los tejidos para poder ser utilizado, incluyendo las arterias. Se encargan de transportar nuevo colesterol desde el hígado hacia todas las células de nuestro organismo. La mayor parte del colesterol en sangre es colesterol LDL (c-LDL). Cuanto mayor sea el nivel de colesterol LDL en sangre, mayor es el riesgo de enfermedad cardiovascular.
  • Lipoproteínas de alta densidad, o HDL. Conocidas también como colesterol “bueno”. Recogen el colesterol no utilizado de los tejidos y lo devuelve al hígado para su almacenamiento o excreción al exterior a través de la bilis. Un nivel bajo de colesterol HDL (c-HDL) aumenta el riesgo de enfermedad cardiovascular.

Es posible diferenciar el colesterol bueno del malo por las siguientes características:

  • Colesterol malo: Al unirse a la partícula LDL, el colesterol se deposita en la pared de las arterias y forma las placas de ateroma.
  • Colesterol bueno: El colesterol, al unirse a la partícula HDL, devuelve al hígado el exceso de colesterol para que sea destruido.

Colesterol Alto y Sus Consecuencias.

La ingesta excesiva de colesterol y las mutaciones genéticas en el rLDL (que son los encargados de eliminar el colesterol de la sangre a nivel hepático), promueven el incremento de colesterol sérico por encima de los niveles recomendables, lo que favorece la génesis de la ateroesclerosis, el principal factor riesgo para el desarrollo de enfermedades cardiovasculares.

El colesterol elevado es uno de los principales factores de riesgo cardiovascular, como mencionamos anteriormente, porque produce ateroesclerosis en las arterias.

La ateroesclerosis, o “endurecimiento de las arterias”, se presenta como resultado de la acumulación de grasa, colesterol y otras sustancias en las paredes de las arterias. A esta acumulación se le denomina como “placa”. Estas placas pueden estrechar u obstruir las arterias en su totalidad y causar problemas en todo el cuerpo, incluyendo la enfermedad coronaria (angina e infarto de miocardio), cerebrovascular (infarto cerebral o ictus) y la enfermedad arterial periférica (claudicación o dolor en las piernas).

El colesterol elevado es uno de los principales factores de riesgo cardiovascular, junto con el tabaco, la hipertensión arterial y la diabetes mellitus.

Ahora bien, al aumento de los niveles de colesterol en la sangre se le denomina hipercolesterolemia.

La hipercolesterolemia familiar, que también es un aumento en los niveles de colesterol, es una enfermedad hereditaria que puede evolucionar debido a las concentraciones plasmáticas de colesterol, principalmente del colesterol transportado por las lipoproteínas de baja densidad (c-LDL).

Factores Más Comunes y Síntomas.

Las causas que pueden elevar los niveles de colesterol son muy diversas:

  • Mala alimentación. La ingesta habitual de grasas saturadas o grasas trans, pueden elevar nuestro colesterol. Las grasas saturadas se encuentran en productos de origen animal, y las grasas trans en algunas galletas y en bollería industrial. El consumo constante de carne roja o productos lácteos también aumenta el colesterol.
  • La cantidad de colesterol LDL que fabrica su cuerpo y la rapidez con que se elimina también es un factor hereditario.
  • Un índice de masa corporal de 30 o más aumenta el riesgo de tener colesterol alto.
  • Edad y sexo. El colesterol comienza a elevarse a partir de los 20 años y continúa en aumento progresivo hasta llegar a los 60 o 65 años. En los hombres, el colesterol tiende a ser más alto antes de los 50 años que el de las mujeres con el mismo rango de edad. Después de los 50 años, los niveles de colesterol LDL en las mujeres tienden a subir con la menopausia.
  • Enfermedades hepáticas, renales y endocrinas.
  • La actividad física ayuda a aumentar los niveles de colesterol HDL (colesterol bueno), y al mismo tiempo, reduce el colesterol LDL (colesterol malo).
  • Las sustancias nocivas que contiene el tabaco dañan a las paredes de los vasos sanguíneos facilitando el depósito de grasa, favoreciendo al desarrollo de la aterosclerosis.
  • Los pacientes que padecen diabetes tienen niveles de azúcar elevados rebasando los estándares normales, y dado que los niveles de azúcar en la sangre también dañan las paredes de las arterias, un paciente con diabetes también presenta un aumento de colesterol LDL.

Aunque el nivel alto de colesterol no tiene síntomas realmente, y es posible detectarlo a tiempo a través de un análisis de sangre, existen complicaciones físicas que podrían indicar un alto nivel de colesterol de riesgo.

Una peligrosa acumulación de colesterol puede provocar complicaciones como:

  • Dolor en el pecho. Si las arterias coronarias (aquellas que suministran sangre al corazón) se ven afectadas, es posible sufrir dolor en el pecho (angina de pecho) y otros síntomas de enfermedad de las arterias coronarias.
  • Accidente cerebrovascular. Similar a un ataque cardíaco, un accidente cerebrovascular es producido debido a un bloqueo en el flujo sanguíneo que se dirige a una parte del cerebro ocasionado por un coágulo sanguíneo.
  • Ataque cardíaco. Cuando las plaquetas se desgarran o se rompen, es posible la formación de un coágulo sanguíneo en el sitio de rotura; este coágulo puede bloquear el flujo sanguíneo o desprenderse y bloquear una arteria. La suspensión del flujo sanguíneo que se dirige a alguna sección del corazón, ocasionará un ataque cardíaco.

Cardiología Preventiva.

Con la atención preventiva, los cambios en el estilo de vida son la estrategia número uno para prevenir las enfermedades del corazón. Aunque algunos factores de riesgo están fuera de su control, puede mejorar muchos aspectos de su vida y de su salud en general con hábitos saludables. Durante la consulta, su médico le hablará de lo que puede hacer para disminuir las posibilidades de desarrollar una enfermedad cardíaca.

Este enfoque preventivo puede ayudar a los pacientes a evitar complicaciones peligrosas y medicamentos o cirugías innecesarias y a mejorar su calidad de vida en general.

Con tal motivo compartimos a continuación algunos cambios en el estilo de vida que puede hacer para proteger su corazón:

  • Sigue una dieta saludable para el corazón: Comer alimentos sanos y limitar la ingesta de sal y grasas puede ayudarle a reducir el colesterol y a controlar la presión arterial, dos de los principales factores de riesgo para desarrollar enfermedades del corazón.
  • Haga ejercicio con regularidad: La actividad física fortalece el corazón y mejora la circulación, reduciendo el riesgo de enfermedades cardíacas. Junto con una buena alimentación, el ejercicio también le ayuda a mantener un peso saludable, que es una parte integral de su corazón y de su salud en general.
  • Controlar la diabetes y otras enfermedades crónicas: Las enfermedades subyacentes suelen desempeñar un papel importante en las cardiopatías y sus complicaciones. Asegurarse de que se controla adecuadamente la diabetes, la hipertensión o el colesterol u otras afecciones puede reducir los riesgos.
  • Evite fumar o consumir tabaco: Fumar y consumir tabaco daña su sistema circulatorio, ejerciendo una enorme presión sobre el corazón y los vasos sanguíneos. Dejar de fumar o evitar el consumo de tabaco reducirá las probabilidades de sufrir una enfermedad cardíaca.
  • Hágase revisiones médicas rutinarias: Las revisiones médicas periódicas, como los exámenes cardiovasculares, permiten a su médico vigilar su corazón en busca de cambios y detectar posibles problemas a tiempo.

 

Si tiene el colesterol alto y le preocupa la salud del corazón, el experimentado especialista cardiovascular Rajiv Agarwal, MD, del Modern Heart and Vascular  puede evaluar la salud y la función de su corazón utilizando equipos de última generación.

En Modern Heart and Vascular nos apasiona la prevención de las enfermedades del corazón y la intervención temprana. La atención cardiaca preventiva se centra en la detección y el tratamiento de posibles problemas cardiacos antes de que se conviertan en enfermedades graves.

Modern Heart and Vascular logo

CARDIOVASCULAR CENTERS IN HOUSTON, TEXAS

Modern Heart and Vascular, a preventive cardiology medical practice, has several offices around Houston. We have locations in Humble, Cleveland, The Woodlands, Katy, and Livingston.

We are Modern Heart and Vascular Institute, a diagnostic and preventative medicine cardiology practice.

Every heart has a story… What’s yours?

Book an Appointment Today

At the Modern Heart and Vascular Institute, we offer state-of-the-art cardiovascular care with innovative diagnostic tools and compassionate patient care. Our priority at Modern Heart and Vascular Institute is prevention. We help patients lead healthier lives by avoiding unnecessary procedures and surgeries.

Contact us online to learn more and book an appointment. If you’d like to learn more about our practice, read our providers’ bios.

This article does not provide medical advice. It is intended for informational purposes only. It is not a substitute for professional medical advice, diagnosis, or treatment. If you need cardiovascular care, please call us at 832-644-8930.