fbpx
logotipo
Financiación especial a seis meses
CareCredit

¿Ganar peso puede empeorar mis varices?

¿Ganar peso puede empeorar mis varices?

La enfermedad venosa crónica y la insuficiencia venosa son dos afecciones de las que casi todo el mundo ha oído hablar en alguna visita al cardiólogo. La enfermedad venosa se desarrolla en el organismo debido a tensiones externas e internas que afectan al modo en que el flujo sanguíneo venoso unidireccional (ascendente) transporta la sangre desde la parte inferior de las piernas y los órganos hasta el corazón.

Toda esta sangre venosa se mueve en contra de la gravedad, y esa acción en sí misma puede ser compleja si las venas están: estiradas, estresadas e incapaces de transportar el exceso de sangre.

Años de estudios clínicos e investigaciones sobre la salud vascular han establecido una clara conexión entre el aumento de peso y las enfermedades venosas. Entonces, ¿cuál es la relación entre el aumento de peso y la enfermedad venosa?

La enfermedad venosa comienza con varios factores que contribuyen a la incapacidad de las venas de la parte inferior del cuerpo para impulsar la sangre desde las piernas hasta el corazón. Además, las válvulas venosas mantienen la sangre fluyendo en la dirección correcta.

Sin embargo, el funcionamiento ineficaz de las válvulas provoca un exceso de sangre que espera circular de una parte de la vena a la siguiente, lo que hace que estas venas se dilaten. La expansión de las paredes venosas provoca un estiramiento, que continúa hasta que la vena no puede resistir más y se relaja hasta su estado normal, dando lugar a venas abultadas visibles.

Se sabe que se padece una enfermedad venosa cuando aparecen varices abultadas.

GANAR PESO EMPEORA MIS VARICES

El sobrepeso es un problema importante para muchos estadounidenses. Casi el cuarenta por ciento de los adultos estadounidenses tienen sobrepeso o son obesos. El sobrepeso es perjudicial para nuestra salud y nuestras venas. Ganar peso puede empeorar los síntomas de las varices.

El sobrepeso ejerce una mayor presión sobre las venas, lo que aumenta el riesgo de padecer varices o de empeorar la afección existente.

LA PRINCIPAL CAUSA DE LAS VARICES

La insuficiencia venosa, resultado del deterioro de las venas de las piernas, es la causa de las arañas vasculares y las varices. Además del sobrepeso o la obesidad, muchas otras variables pueden contribuir a su aparición. Entre ellas figuran la edad, la genética, permanecer sentado durante mucho tiempo, el embarazo, el tabaquismo, la inactividad y la hipertensión arterial.

Como ya se ha mencionado, el flujo sanguíneo anormal dentro de las venas se produce cuando las pequeñas válvulas unidireccionales funcionan mal. Esta situación suele producirse cuando las venas están sobrecargadas. Las válvulas venosas dañadas y estresadas no pueden devolver eficazmente la sangre al corazón. En su lugar, la sangre empieza a acumularse en algunas zonas del cuerpo y fluye de forma incorrecta.

Las zonas más frecuentemente afectadas son los tobillos, los pies y las piernas.

SOBREPESO Y VARICES

Por desgracia, es más probable que desarrolle problemas venosos si tiene sobrepeso. Sin embargo, puede obtener ayuda para controlar el dolor y el sufrimiento.

Aunque la pérdida de peso puede ayudar con los síntomas dolorosos o molestos de las venas, los especialistas no pueden reparar las válvulas dañadas. No obstante, no estamos diciendo que perder peso no mejore la salud de sus venas, porque sí lo hará. Perder peso puede aliviar los síntomas y reducir el riesgo de adquirir nuevos problemas venosos.

Si pierde algo de peso, es posible que note venas abultadas. Esta situación se debe a que, en ocasiones, las venas más prominentes bajo la grasa pasan desapercibidas. Sin embargo, después de perder peso, puede que los síntomas de las varices sigan afectando negativamente a su estilo de vida.

Afortunadamente, existen numerosas opciones para actuar.

MEJORAR SU ESTADO

Intente llevar un estilo de vida saludable para mejorar el estado de sus venas. Por ejemplo, debe evitar permanecer mucho tiempo sentado, hacer ejercicio a diario y seguir una dieta sana. En caso de que fume, debería plantearse dejar de fumar. Además, si padece hipertensión, diabetes y otros problemas crónicos de salud, debe intentar controlar estas afecciones subyacentes para aliviar la tensión de las venas.

Por desgracia, estos ajustes del estilo de vida sólo ayudan a mejorar, pero rara vez son suficientes para tratar por completo las varices que ya se han desarrollado. Además, la enfermedad venosa suele progresar con el tiempo, lo que significa que empeora.

Afortunadamente, hoy en día existen tratamientos que pueden resolver de forma significativa los problemas de las venas, ayudando a mejorar su calidad de vida.

Si padece varices y desea conocer las opciones disponibles, visite cualquiera de nuestras sedes del Modern Heart and Vascular Institute. Nuestros cardiólogos colegiados, enfermeras especializadas y el resto del personal del Modern Heart and Vascular Institute estarán encantados de ayudarle.

Con especial cuidado y experiencia en los tratamientos más avanzados, los expertos del Modern Heart and Vascular Institute ofrecen a nuestros pacientes alivio de los problemas circulatorios que afectan a las piernas, incluidas las varices, la hinchazón de piernas, la insuficiencia venosa crónica, las arañas vasculares y las úlceras de pierna.

CÓMO CONTROLAR SU PESO Y AYUDAR A SUS VENAS

Puede controlar su peso, lo que ayuda a que sus venas funcionen con mayor eficacia. Si alcanzas y mantienes tu peso óptimo, puedes reducir el riesgo de varices y minimizar la posibilidad de desarrollar otras nuevas, al tiempo que alivias los molestos síntomas de las varices.

Existen varias estrategias para perder peso, entre las que se incluyen las siguientes:

ACTIVIDAD FÍSICA

La actividad física es beneficiosa para las venas por estos motivos:

  • Ayuda a perder peso, aliviando la presión sobre las venas.
  • Las actividades aeróbicas de bajo impacto, como pedalear en una bicicleta elíptica, caminar y nadar, pueden fortalecer los músculos de las pantorrillas, que ayudan a las venas a bombear sangre al corazón.

DIETA VENOSA

Los alimentos que ingiere tienen un profundo efecto en las venas. En particular, la comida salada hace que retengas agua, y ese exceso de agua puede estresar tus venas.

Una dieta óptima para la salud de las venas incluye raciones saludables de frutas y verduras de colores que contengan bioflavonoides. Los flavonoides tienen cualidades antioxidantes, aumentan el flujo sanguíneo y reducen la inflamación. Además, las frutas y verduras suelen tener menos calorías, lo que también le ayudará a perder peso.

SÉ ACTIVO, NO TE QUEDES INMÓVIL

Puedes cuidar tus venas aunque pases la mayor parte del tiempo sentado o de pie en el trabajo. Pon la sangre en movimiento levantándote y caminando siempre que puedas. O al menos flexiona los tobillos en tu escritorio para estimular el flujo sanguíneo.

Aunque las medias de compresión no le harán perder peso ni tendrán ningún efecto sobre él, el uso de medias de compresión favorece la circulación de las piernas. Elevar las piernas por encima del corazón también estimula el flujo sanguíneo hacia el corazón. Un flujo sanguíneo más eficaz puede reducir los síntomas de las varices.

Perder peso beneficiará a sus venas de muchas maneras, como por ejemplo disminuyendo la probabilidad de tener varices o de desarrollar otras nuevas. Además, a medida que pierda peso, notará que sus síntomas disminuyen.

Pero perder peso por sí solo no curará las varices. Para eliminar las venas abultadas, hable con un especialista en venas del Modern Heart and Vascular Institute sobre las técnicas quirúrgicas mínimamente invasivas para tratar las varices. Una vez que sus venas varicosas se han ido por completo, se puede disfrutar de las piernas suaves y sin dolor.

La eliminación de estas venas abultadas reducirá el riesgo de complicaciones, como coágulos sanguíneos, hemorragias y úlceras cutáneas.

MÁS CONSEJOS PARA PREVENIR LAS VARICES

No se pueden evitar por completo las varices, pero se pueden tomar medidas para reducir la probabilidad de que aparezcan.

Si ya tiene pequeñas varices, las siguientes medidas pueden evitar que las venas empeoren.

  • Realice alguna actividad física a diario, ya que puede favorecer y mejorar la circulación y evitar que la sangre se acumule en las venas.
  • Controla tu peso; llevar peso de más ejerce una presión adicional sobre las venas.
  • Reduzca el consumo de sal. Un exceso de sal puede elevar la tensión arterial y provocar retención de líquidos.
  • Evite la ropa ajustada y los tacones altos porque restringen el flujo sanguíneo y facilitan que la sangre se acumule en las venas más débiles.
  • Levante las piernas por encima del nivel del corazón. Realizado varias veces al día, puede ayudar a reducir la retención de líquidos y la acumulación de sangre en las piernas.
  • Evite permanecer de pie o sentado durante periodos prolongados. En su lugar, pon la alarma como recordatorio para moverte unos minutos cada hora. Prueba también a elevar las piernas.
  • Evite fumar. La nicotina puede hacer que los vasos sanguíneos se contraigan, lo que inhibe el flujo sanguíneo. Fumar también debilita las paredes de los vasos sanguíneos, eleva la tensión arterial y aumenta las posibilidades de formación de coágulos.

Por lo general, las personas necesitan tratamiento para eliminar las venas dañadas, tratar complicaciones o corregir un problema desencadenante de las varices. La longitud de las varices influye y determina las opciones de tratamiento y el plan de dieta de control de peso.

No obstante, algunas personas pueden querer mejorar el aspecto de sus piernas, aunque sus varices no les causen otros problemas. El tratamiento puede ser una buena opción si no hay otros problemas de salud que lo hagan arriesgado.

Su médico debe examinarle las piernas y los pies descalzos para evaluar y diagnosticar las varices y determinar la mejor estrategia para su situación. Entonces, en función de esa evaluación, su médico le recomendará que adelgace para alcanzar su peso óptimo.

Somos el Instituto Moderno del Corazón y Vascular, una consulta de cardiología de diagnóstico y medicina preventiva. Para más información, póngase en contacto con nosotros.

Logotipo de Modern Heart and Vascular

CENTROS CARDIOVASCULARES EN HOUSTON, TEXAS

Modern Heart and Vascular, una práctica médica de cardiología preventiva, tiene varias oficinas alrededor de Houston. Tenemos ubicaciones en Humble, Cleveland, The Woodlands, Katy y Livingston.

Somos el Instituto Moderno del Corazón y Vascular, una consulta de cardiología de diagnóstico y medicina preventiva.

Cada corazón tiene una historia... ¿Cuál es la tuya?

Reserve una cita hoy mismo

En el Instituto Moderno del Corazón y VascularModern Heart and Vascular Institute ofrecemos una atención cardiovascular de vanguardia con herramientas de diagnóstico innovadoras y una atención compasiva al paciente. Nuestra prioridad en el Modern Heart and Vascular Institute es la prevención. Ayudamos a los pacientes a llevar una vida más sana evitando procedimientos y cirugías innecesarias.

Contacte con nosotros en línea para saber más y reservar una cita. Si quiere saber más sobre nuestra práctica lea las biografías de nuestros proveedores

Este artículo no ofrece asesoramiento médico. Está destinado únicamente a fines informativos. No sustituye el asesoramiento, el diagnóstico o el tratamiento médico profesional. Si necesita atención cardiovascular, llámenos al 832-644-8930.

Solicitar
Cita previa

Cada corazón tiene una historia... ¿Cuál es la tuya?
Elige tu cita en una de nuestras 7 sedes